miércoles, 22 de octubre de 2008

La Epopeya del Leon, Victor Hugo


Ayer, en la noche, escuchaba la estación de radio XEJB de el sistema de radio y televisión jalisciense mientras iba de camino a la función de cine del la alianza francesa y estaban pasando un programa que habla de las actividades culturales en la ciudad especialmente en las que esta involucrada la alianza francesa y bueno generalmente son interesantes esos programas por que anuncian lo que habrá en la cuidad del mundo cultural, ademas, siempre regalan boletos, libros o discos compactos, siempre tienen algo para que la gente les llamemos yo lo hice y me gane este libro; esta mañana pase a recogerlo en las oficinas de la estación de radio.

Esta muy bonito, tiene ilustraciones acerca de la historia, dibujadas por niños de diferentes estados del pais, todos en edades desde 8 hasta los trece años; El libro fue publicado en 2002 por CONACULTA y la Embajada de Francia en Mexico el motivo fue el 200 aniversario del nacimiento del dramaturgo frances.

La ilustracion de la portada es de David Perez Puertos

En la presentacion del texto dice:

En el siglo XIX, un niño mexicano llamado Manuel Gutierrez Najera crecio leyendo a Victor Hugo y anhelando llevar sus visiones a sus propias paginas. Muchas veces, en su corta vida, Gutierrez Najera, uno de los genios literarios que Mexico ha producido, dejo que la voz de Hugo se oyera en sus poemas y tuvo que confesar un dia: "Todos, como dijo Amicis, somos pajaros que cantamos en el arbol de Victor Hugo".


De la obra les comparto unos parrafos que encontre en la red.

LA EPOPEYA DEL LEON.
EL PALADIN.

ROBADO entre sus dientes, sin dañarlo,
se llevaba un León á un tierno niño
á ocultarlo en la selva, esa gigante
abuela del arroyo y de los nidos...
Cual se coge una flor porque es hermosa,
sin saber cómo, habíalo cogido,
adusto y sin crueldad, que los Leones
son así: generosos y sombríos...

Sin libertarse del profundo espanto,
era muy desgraciado el pobre niño
en la espantosa cueva, cuyas rocas
temblaban de la fiera á los rugidos.
Transido de pavor, desnudo, inerme,
esperando la muerte siempre tímido,
hierbas comiendo ó carne palpitante,
¡vivía casi muerto, embrutecido!...

Era este hermoso niño, de dos lustros,
el hijo y sucesor de un rey vecino,
que otra hijita tenía, solamente
de dos años de edad. Por redimirlo
mil dones daba el rey, pero su pueblo
más temía al León que á su rey mismo...
Llegó por fin un héroe, oyó la historia,
y al antro del León marchó aguerrido...

Una caverna do penetran pálidos
del refulgente sol los rayos vívidos,
era la residencia de aquel monstruo
que se adormía en lecho de granito.
Más rejas que los hierros de una jaula
tenía el bosque de árboles tupidos,
entre cuyos ramajes se elevaba
en honor de Irminsul un obelisco.

Protegía á la cueva una montaña
de esas que forman horizonte. Un círculo
de encinas cólosales la rodeaba
y sus flancos dejaba defendidos.
Odio por odio á la ciudad volviendo,
hasta el viento, al zumbar en aquel sitio,
parecía decir con voz sañuda:
- "¡Respetad al León, éste es su asilo!"-

1 comentario:

La Mague dijo...

Uh! qué maravilla encontrar esto! en este libro hay ilustraciones de niños saltillenses, pues la Red Estatal de Bibliotecas de Coahuila participó en esta convocatoria cuando yo era subdirectora de fomento a la lectura ahí, fue una experiencia maravillosa ver a los niños "tallerear" las ilustraciones con el coordinador de CONACULTA. Está de más decir que el texto es espléndido, si lo encuentran léanlo, pues Victor Hugo lo escribió para sus nietos, así que nos encontraremos ante un texto de un genio que desde su altura se dirige a los niños.
Saludos